Gael El Silencio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gael El Silencio

Mensaje por tim burton el Jue Mar 24, 2016 1:44 am









GAEL


DATOS
Apodo: El Silencio.
Sexo: Masculino.
Edad: Aparenta 25 años.
Especialización: Protección.
Compañero: Xcaret, Murciélago.
Imagen:
Rango: Rango 1.
Relaciones: Su familia inmediata, padre, madre y un hermano mayor, desaparecieron dos años después de la invasión de Cortés, ya iniciada la Santa Inquisición, por lo que él considera que ya han muerto. Aunque no tiene más familia pre Inquisición, ahora cuenta con los Theban, el Clan que lo acogió, cuidó y trató como uno de los suyos.
Lugar de Nacimiento: Monterrey, Nuevo León. México.

DESCRIPCIÓN FÍSICA
Una de las cosas que más llama la atención de Gael, además de, claro, tener el rostro pintado como todo Theban, es que él es completamente mudo. Aunque claro, no es una cosa que se note de primeras, la verdad es que Gael no es tan introvertido como pareciera por su comportamiento, de hecho le encanta hablar y para ello usa el Lenguaje de Señas Mexicanas. Aunque al principio fue difícil entenderse con algunos de los miembros de su clan, ahora Gael puede hablar con cualquiera de ellos sin problema y de la manera más normal.
Gael es un chico de estatura normal ligeramente alto y de complexión delgada y un poco musculada. Tiene la piel clara y el cabello castaño claro, y al mantener una apariencia joven pese a su edad, a Gael le gusta usar estilos diferentes de vestimenta, aunque en especial le gusta vestir como un antiguo Azteca o un Maya. En cuanto a su rostro, es de aspecto joven mirada tímida pero fija y que suele llamar la atención. Tiene los ojos verdes oscuro, una nariz ancha y la barbilla partida, pero, como ya se mencionó, una de las cosas que más llama la atención fuera de su mirada es la pintura que lleva encima. Aunque es la más sencilla de todas, pues sólo consta de 9 líneas gruesas negras dibujadas verticalmente en su rostro, su historia es la que llama la atención. Dos de ellas; una línea en cada sien, dos más; una en cada término de sus ojos, Cuatro; dos atraviesan el ojo derecho y dos el ojo izquierdo, y finalmente una que va en el centro de su nariz, desde la mitad de su frente hasta la punta de la nariz. Aunque no se ve, debajo de estás hay cicatrices que sólo presentan la crueldad de su infancia.

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
Aunque a primera vista Gael podría parecer un tipo serio e introvertido, la verdad es que es todo lo contrario. Es un joven alegre e inteligente que le gusta pasar tiempo con sus se3res allegados. Como ya se explicó, Gael es mudo y por ello se comunica a través del LSM (Lenguaje de Señas Mexicanas) y aunque su vos no se escucha y su risa parece no existir, Gael siempre se la pasa bien. Una de las cosas que primero se saben del Theban es que es un amante de la danza. Conoce y desenvuelve prácticamente todo tipo de baile a la perfección. Igualmente es un amante de la cultura Azteca y Maya, pues sus malas experiencias no lo han ofuscado y es amante de la cultura que lo vio crecer y de muchas otras, pues también le gusta aprender cosas nuevas. Finalmente hay que decir que si bien es un joven alegre y encantador, cuando alguien le recuerda ciertos aspectos de su infancia, él cambia completamente de actitud a una más depresiva y es muy difícil que se recupere de ella.

HABILIDADES
Primero de deben mencionar las habilidades que le aporta su especialidad, La Protección. Como todo Protector, Gael es capaz de maldecir y embrujar casi cualquier objeto o incluso ser vivo otorgándole cierta protección ya sea en forma de aura o de ondas sonoras. Gael ha entrenado mucho para que las auras que crea sean más poderosas y algo en lo que ha batallado más es en conjurarlas pues no puede pronunciar palabra alguna. Aun así, Gael junto a los Theban superiores, encontraron la forma en que pudiera hacerlo con Señas, de tal forma que para él es bastante más fácil y resulta mucho más rápido terminar de embrujar un objeto, por lo que no se ha visto otro Protector como él. En otras palabras, ahorrarse las palabras le permite crear auras de protección en décimas de segundo, lo que puede proteger a sus aliados en un caso de emergencia o una ataque veloz que no tenga otra forma de detenerse. Entre sus embrujos más poderosos está el Teulio, un embrujo de protección que genera a partir de la palma de su mano un material cristalino marrón que al impactarse con cualquier material, ya sea un arma punzante, un objeto pesado, piel o hueso e incluso los elementos naturales los convierte en simple cristal y tanto el Teulio como el objeto son destruidos y terminan en simple escombro.
Fuera de la brujería y los hechizos, Gael cuenta con Xcaret, un Murciélago de raza Falso Vampiro que también le otorga una habilidad única. Xcaret es capaz de darle a Gael voz, pero no una simple voz. Al igual que los murciélagos, Gael obtiene una potente vibración que genera ondas sonoras eco localizadoras que cuentan con distintas funciones; es capaz de encontrar sin problema a cualquier criatura que esté tratando de ocultarse si sus ondas son de frecuencia común, puede repeler, detener o empujar casi cualquier objeto con solo gritar, a alta frecuencia es capaz de hacer estallar los oídos de quienes resientan las ondas e incluso causar epilepsia. Aunque el sonido de su garganta es agudo y casi inaudible en frecuencia común, cuando Gael utiliza su voz para aturdir o destruir el oído de su enemigo, la voz suena estruendosa y devastadora. Para practicar dicho grito, Ximena, una miembro del Clan de Rango 3, lo ha llevado a distintos planetas inhabitados, pues un solo soplo de Gael ha creado cráteres inmensos e irreparables y la destrucción total de planetas.  

HISTORIA
La historia de Gael no ha salido del círculo formado por los Theban, pues resulta doloroso y agotador contar la historia de su pasado.
Gael tenía un hermano un par de años mayor que él llamado Navor. Ambos, junto a su madre, eran maltratados físicamente por su padre, y los niños eran obligados con mano firme a asesinar a cuanto animal se encontraran e incluso a otros niños para “demostrar” cuán hombres podían llegar a ser. Y por más cruel que esto suene, el castigo era mucho peor si alguno de los dos se negaba a hacerlo, pues el hombre no sólo los golpeaba con violencia, si no que igualmente hería con crueldad a su mujer frente a los pequeños y, a final de cuentas, los obligaba cumplir con el asesinato, dejándoles como única opción ahorrarse, de vez en cuando, las iracundas golpizas. Como era de esperarse, los niños intentaron más de una vez escapar de la vida impuesta por aquel hombre, pero todos sus intentos eran interrumpidos por él y, sin sorpresa, los castigaba con una golpiza en la que parecía esforzarse porque fuese cada vez más cruel, vil y llena de rabia que la anterior, dejándolos en el suelo, medio muertos, con los huesos rotos y sobre el charco de su propia sangre, abandonándolos a que no fuera otro sino el tiempo mismo quien sanara sus terribles heridas. Por su puesto, si la madre intentaba intervenir o ayudarlos de alguna manera, el mismo castigo le tocaba a ella, aun así, el amor de sus hijos podía más que el miedo.
Quizá la historia de las cicatrices en su rostro, aquellas que son cubiertas por la pintura negra, sea el clímax de su pasado. Una tarde, después de que los jóvenes fueran obligados a asesinar a unos recién casados, el hombre al que no se atrevían a llamar padre los llevó de vuelta al lugar donde vivían y les dio una orden que les heló los nervios. El hombre había decidido, como si fuera nada, que sería mucho más sencillo criar a un solo niño que a dos… y qué mejor forma de decidir quién sería que obligándolos a matarse entre ellos. Tiró dos armas al suelo frente a ellos, dijo algunas palabras que no lograron entrar en los oídos de los hermanos, y comenzó la pelea. En sus puños, piernas y armas no había una gota de odio, y sin embargo la sangre poco a poco fue llenando la habitación. Entre lágrimas y gemidos, los niños sólo buscaban sobrevivir. Navor tomó entre sus manos la punta de una lanza y comenzó a abrir la piel en el rostro de Gael, formando una a una las líneas que lo acompañarían por siempre. Pero al ver a su hermano detrás de toda esa sangre, sudor y llanto, Navor se dio cuenta de que aquella era una vida que no valía la pena vivir. ¿Por qué esforzarse? Si el asesinaba a su hermano, se quedaría a sufrir con su memoria y con un hombre que de cualquier forma no lo trataría mejor… pero si se dejaba vencer, sería su hermano el que debiera sufrir aquella misma vida. Se detuvo. Tiró la punta a un lado, se puso de pie y ayudó a su hermano a hacer lo mismo, dio unos pasos al frente, para cubrir a su hermano, y antes de poder negarse a terminar con aquello, recibió un sonoro golpe en el rostro. Rabioso, el hombre llevó a los dos niños hasta el cementerio del pueblo y los encerró en una caja, gritando con ira que sólo permitiría que uno saliera de ahí.
No pasó mucho antes de que la caja se abriera y dejara entrar un poco de luz, no luz literal, sino el brillo cansado y herido en los ojos de su madre, quién tenía la boca hinchada y un ojo cerrado. La mujer liberó a sus hijos y se decidió a hacer algo de lo que pronto se dio cuenta debió hacer hacía mucho tiempo. Les contó a sus hijos la historia de aquel hombre. Finalmente los niños se habían enterado que no eran hijos biológicos de ese monstruo que resultó ser en realidad un extranjero que había llegado a esas tierras poco antes de que Gael naciera. El extranjero había obligado a su madre, después de asesinar a su esposo, a hacerles creer a los niños que eran una familia, claro bajo la amenaza de asesinarlos si no lo hacía. Sin otra salida aparente, la mujer tuvo que aceptar y se declaraba culpable del sufrimiento por el que habían pasado todos esos años. Pero para los hermanos aquello no fue más que un último empujón que les colmó la paciencia y el miedo. En lugar de detenerse a dolerse por su destino, los hermanos se dirigieron al lugar de aquel hombre con un único objetivo que cumplieron con la misma violencia y rabia con la que él los había tratado alguna vez. Su madre cortó el cadáver de su “esposo” en trozos pequeños y contó en el pueblo que simplemente había desaparecido un día de caza normal.
La libertad de aquella pequeña familia no duró demasiado, pues pocos años después, a la llegada de aquellos que se proclamaban a sí mismos quienes descubrieron el nuevo continente, tanto Navor como su madre desaparecieron de la vista de Gael en su primer intento de escape, probablemente muriendo poco después. Gael se vio obligado a ocultarse sin muchos recursos en una selva extensa cerca de Veracruz, quedando completamente solo por un terriblemente largo tiempo.
Finalmente, Gael fue encontrado por una poderosa bruja de cabello rojizo que le dio guía en silencio hasta llegar a lo que se convertiría en su nuevo hogar en Catemaco. El Clan Theban le dio la bienvenida, y lo trató como un hermano más. Con el paso del tiempo, Gael logró afrontar todo aquello por lo que había tenido que pasar al lado de su hermano y su madre, pero cuando los Theban le hicieron su ritual de entrada al Clan, las cicatrices en el rostro del  joven fueron cubiertas con pintura negra en señal de un nuevo inicio en el que el pasado pudiera ser olvidado y una nueva oportunidad de existir le fuera otorgada. Las marcas en su rostro fueron sepultadas al igual que la horrible historia de su infancia.  

Extras:
*La edad real de Gael es desconocida.
*Aunque es capaz de generar tales ondas sonoras tan destructivas, no puede manipularlas. Por ende necesita enfocarse en su víctima o bien, gritar tan fuerte que las ondas alcancen cualquier punto.
*Aunque el hermano de Gael, Navor, sí llegó a conocer a su padre real, no pudo recordarlo debido a los constantes golpes que sufrió a mano de su padrastro.
*Gael cree que su padrastro era llegado de Inglaterra debido a su acento, pero  que éste al conocer a su madre y sentir atracción por ella, simplemente se quedó.



avatar
tim burton

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.