Historia: clan Jëylls

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia: clan Jëylls

Mensaje por Grandes Clanes el Vie Ene 09, 2015 7:39 pm

Para comenzar a hablar sobre los inicios de este clan debemos remontarnos al pasado, cuando los antiguos dioses aún jugaban a crear universos por mera diversión.
Los Jëylls tuvieron lugar poco tiempo después que la 8va dimensión, ocupando no solo el puesto de líder absoluto en la cadena alimenticia, sino que al mismo tiempo como raza dominante de las siete dimensiones anteriores a la suya.
Muchos juraron no conocer los comienzos exactos del clan, siquiera afirman que su procedencia sea natural; a raíz de esto nacieron muchas teorías o hasta leyendas abstractas sobre su llegada: decían que eran enviados de los dioses, demonios, entes destructores, o hasta sinónimos de la parca. Ninguna opción resulta válida hasta la actualidad, mas lo único asegurable es que no catalogan de forma normal entre los habitantes de los miles de universos existentes. Esta incógnita aún perdura entre los Jëylls hasta el día de hoy, siendo quizá una de sus únicos intereses por desmantelar.
Estos individuos pura y exclusivamente diseñados en cuanto al ámbito físico, gozaban de una fuerza superior y abominable aunque más que eso era su enorme inteligencia y astucia que los diferenciaba de todo ser andante.
El boom de su aparición sacudió profundamente a cada recoveco del universo, pues además de haber sido repentina había sido caótica. No más de cien ejemplares abatieron todo a su paso, tornándose tanto reyes, líderes y moradores de todo sitio que se cruzase en su camino. Como si se tratara de una nueva enfermedad carente de cura, exterminaron y redujeron a todas las especies del momento, a decir verdad no hay casi en la actualidad clan o raza que no haya sufrido bajas o ataques por parte de los Jëylls.
Apenas dos décadas bastaron para que su nombre fuera palabra prohibida sea donde sea que sonara, lo que trajo consigo un intento desesperado por parte de los reinos y manadas más grandes por protegerse. Una corte que constaba de al menos una docena de clanes y legiones, un ejército creado puro y exclusivamente para destruir a la plaga apareció. Fue así que aprovecharon la repentina tranquilidad que reinó entre los asesinos de ojos azulados, pues increíblemente habían asentado cabeza en un pequeño territorio perteneciente a la 4ta dimensión.
Con más desventajas que ventajas, la corte llegó a una desalentadora conclusión: lo único que podría vencer a un Jëylls iba a ser solamente un Jëylls más poderoso. Y a base de esto llevaron a cabo un plan bastante arriesgado o estúpido.
Alinearon a sus guerreros una vez más, desatando lo que parecía ser una batalla sin otro propósito que dejar ver la supremacía de estos rivales, pero no fue así. La corte había logrado capturar a un pequeño niño Jëylls entre tanto tumulto, no mayor a dos o tres años aproximados, por ende no era una gran amenaza. No aún. El clan Éthänos, quienes encabezaban la corte tomaron la tenencia y responsabilidad del niño a quien nombraron “Nirit”, siendo su significado luz y salvación. Estudiaron su anatomía, su organismo, tanto sus falencias como habilidades, absolutamente todos los secretos que esta raza poseía estaban ocultos en ese niño y no tardaron mucho en descifrarlos. Pero tampoco tardaron los Jëylls en ir en busca de su pequeño miembro. Fue en ese momento que el plan de la corte se puso en marcha: el clan Lévi-Strauss fue quien apareció. Usaron su más poderosa habilidad: los clones. Así a base de ello crearon guerreros capacitados, de similar material genético y de empatados poderes para hacer frente a los Jëylls, resultando en una batalla sangrienta.
De los aproximados cien Jëylls solo quedaron unos pocos seis en pie, dejando por otro lado sin guerreros a los clanes. Todo marchaba bien para la corte. Fue el turno de los Nitára, el clan sellador. Sus más increíbles y sorprendentes miembros lograron crear una dimensión carente de tiempo o espacio a base de la gran energía que Nirit les proporcionaba, donde estos restantes Jëylls fueron atrapados y sepultados.
Fueron dos décadas y media de batallas y muertes, pero por fin era hora de respirar en calma, pues aunque se localizaron Jëylls fugitivos y ajenos a la gran guerra estos no representaban peligro alguno para las formas de vida, eran relativamente pacíficos. Poblaron la 8va dimensión en pocos años, retomando el poder por naturaleza sobre ese sitio nuevamente. Cambiaron sus instintos asesinos por honorables modales, ganando la confianza y respeto de las demás dimensiones y por ende de los grandes clanes antiguos miembros de la corte. Pero algo no marchaba bien…
El verlos crecer como clan, incrementando nuevamente su número y poder los volvía temerosos y por demás desconfiados, les aterraba la idea de regresar a la antigua batalla contra ellos. Por este motivo se aseguraron tenerlos bien vigilados invitándolos a formar parte de la corte de los Seis Grandes Clanes (unión formalizada luego de acabar la guerra de las dos décadas contra los mismísimos Jëylls). Éstos, honrados aceptaron con gusto ignorando que lo hacían no por respeto o admiración, sino que por temor e interés.
Así pasaron años con los Jëylls bajo sus miras, esperando la mínima oportunidad para volverlos a sellar junto a sus seis antepasados en caso de haber alguna pisada en falso. El líder de turno en ese entonces era Raimund L. Jëylls, un hombre inteligente y admirable pero para nada estúpido. Fue cuestión de tiempo hasta que encontrara los verdaderos motivos de la hospitalidad de los demás clanes, desencadenando en una gran discusión entre líderes. El detonante fue la aparición del hasta en ese momento desconocido Nirit, quien había sido objeto de estudios y experimentaciones científicas a espaldas de los Jëylls. Y nuevamente el clan Nitára bajo las órdenes de los Éthänos selló a todos los Jëylls posibles, dejando escapar a la gran mayoría, quienes se mantuvieron al margen del asunto, observando desde las sombras.
Todo salió mal para la corte original.
Hay diferentes teorías de cómo escaparon de la dimensión, una de ellas es que los seis sellados originales (que en ese momento eran siete, al nacer una niña en su tiempo de sellado) esperaron la fragilidad de la dimensión al sellar a más seres, y en ese momento rompieron las barreras; o que la dimensión no habría soportado tal cantidad de poder junto, sea como haya sido la manera, escaparon y obviamente llevaron a cabo una pequeña venganza.
Los grandes clanes sufrieron infinidad de bajas quedando destituidos de ese título al ser tan pocos y no catalogar como un clan, siendo humillados y degradados ante todo el universo. Los Jëylls propusieron una nueva corte, seleccionando a cinco compañeros de su nivel, despojando a los originarios definitivamente. En la actualidad es liderado por Kyrara A. Jëylls, nieta de Raimund y heredera de las enseñanzas de los seis originales.

Grandes Clanes
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/08/2014
Edad : 19
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario http://grandesclanes.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.