Historia: Los Urkanger

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia: Los Urkanger

Mensaje por Hepzebah el Miér Mayo 13, 2015 10:39 pm



La historia de este temido clan se remonta a los inicios de los tiempos. Los Urkanger, siendo una raza así como un clan, fueron parte de los primeros seres en existir. Antes de los tiempos de los licántropos, sus odiados descendientes, los grandes lobos ya moraban las tierras siendo una de las mayores fuerzas de poder en el Universo con un nombre que, conocido por todos los habitantes del cosmos, sacudía los huesos de quienes lo oían. Sin embargo, aún sin una organización, los primeros Urkanger, de los cuales no hay cantidad estimada, eran también famosos por luchar entre ellos de manera constante en afán de posarse como el dominante en la manada cosa que llevó a la rápida declinación del número de su especie, dejándolos al borde de la extinción.

Luego de años en guerra, una guerra librada entre ellos mismos, un gran lobo se asentó en el puesto de líder pero para ese momento ya solo quedaban suficientes como para formar una manada de aproximadamente diez miembros, bajo el mando de Gaerrar Vinarr Jöten quien fue el primer líder estable en la historia del clan. Aún eran nómadas, vivían de destruir y posteriormente tomar los recursos de otros clanes antes de que estos se desarrollaran, extinguiéndolos y dejándolos en el olvido. Aún faltando tiempo para el descubrimiento y conquista del cual sería su hogar fijo, estaban asentados en las alturas de las montañas donde el clima se mantenía frío. Se movían entre norte y sur según las estaciones:  Sümar (Verano), Vár(Primavera), Haust (Otoño) y Vêtr (Invierno). No escapando del frío como suelen hacer las especies migratorias sino que por el contrario, siguiéndolo. Durante este período el número de Urkangers volvió a crecer, y creció drástica-mente. Sin embargo, fue también el momento en el que nacería la raza más detestada por ellos. Hijos de Urkangers con cualquier otra especie, particularmente humanos, los licántropos comenzaron a poblar el mundo. Eran vistos como una desgracia por parte de los grandes lobos, pues su genética debía ser predominante y la falta de características de los grandes lobos en los licántropos los llevó a verlos como seres defectuosos. Eran superados en número considerablemente por los licántropos pero sin embargo, eran también muchísimo más fuertes que estos y con la capacidad de exterminarlos fácilmente. El líder del clan al momento de la aparición de los licántropos fue quien, gracias a su locura, terminó de asentar la sanguinaria reputación de los Urkanger pues fue el momento en que decidió que ellos debían dar caza a todo ser viviente que no consideraran digno de vivir en su compañía. Como era natural, la manada obedeció y comenzó una masiva exterminación por parte de los Urkanger en el mundo que al momento habitaban. Luego de años y años y varios líderes cambiantes,  luego de quedarse sin nada a qué asesinar, comenzaron la búsqueda de un nuevo sitio que asediar, sedientos de sangre y pelea.

Los Urkanger se movieron de mundo en mundo, seguían creciendo en número cada vez más y más y esa enorme manada siempre bajo el mando de solo un ser. Quien se acercara a ellos era asesinado, su afán por matar era insaciable y todos los lugares terminaban por quedarles pequeños. Eso fue hasta que siglos después de continuo movimiento, con un nuevo líder, encontraron una nueva dimensión. El lugar era simplemente perfecto para ellos, su frío era tal que solamente la resistente piel de los Urkanger podía tolerarlo, sus montañas, de paredes filosas eran las más altas encontradas en cualquier otra parte del Universo y sus habitantes eran casi tan letales como los recién llegados. Jötunheim, la llamaron, “el mundo de los gigantes”. Pero estas tierras casi deshabitadas eran completamente salvajes, y sanguinarias eran las criaturas que la moraban. Así comenzó el largo y devastador camino de conquistarla. Nuevamente, para cuando se asentaron como la especie dominante de Jötunheim, los grandes lobos habían reducido su número en grandes cantidades….pero también se redujo el número de todos los otros habitantes de Jötunheim que al momento de su llegada superaban a los Urkanger en un número de aproximadamente, 60 a 1. Volvieron del corazón de la tierra su hogar, de allí en más conocido como Rägnáren. Con su dimensión conquistada y su raza repoblada, la fama de los brutales y enormes lobos creció de manera exorbitante bajo el nombre de “Los Reyes del Norte”. La influencia que tenían gracias al temor de las otras especies a su furia los transformó en uno de los clanes con más poder en el cosmos una vez más.

Los años pasaban y los Urkanger se volvían cada vez más poderosos, como la evolución lo dicta, varios cambios se asentaron en la raza acomodándolos a las desventuras de Jötunheim transformándolos en aún mejores máquinas de matar. Fue en este entonces cuando la era más oscura en la historia de los Urkanger comenzaba a gestarse. Durante años los grandes lobos vivieron en Jötunheim, creyendo que ya habían controlado a todos los habitantes de la dimensión, reduciendo y manejando mediante matanzas su número. Un cambio de año, una noche fue lo que tomó para que el Sol de la dimensión se apagara y el amanecer no llegara nunca más. Lo único que alumbraba ahora Jötunheim era la tenue y casi inexistente luz de las dos lunas de la dimensión. Se acostumbraron a la eterna oscuridad, la falta de luz no era suficiente para incitarlos dejar su territorio en lo absoluto. Pero sí buscaron la causa de la pérdida del Sol…y la encontraron. Cerca de la cuna en la que se alzaban las montañas más altas y por ende, una de las zonas más peligrosas de su hogar, la tierra se abrió y nuevos seres emergieron de las entrañas de la temida dimensión en la cordillera donde se encontraba el pico más alto de toda la dimensión, Igúnagärr. Para asentar el caos, el líder de la manada había muerto y las sanguinarias batallas por el liderazgo comenzaron nuevamente. Estos nuevos seres eran muy diferentes a los otros, eran muchos y del mismo tamaño que los grandes lobos pero diferentes físicamente, sus pelajes eran blancos y grises y sus ojos poseían un color rojo punzante que brillaba en la oscuridad. Sus formas eran indescriptibles, como nada conocido hasta ahora. Como hacían los mismísimos Urkanger en su pasado, las criaturas atacaron a todo lo que tuviese vida y las otras se les sumaron.

Con la unión destrozada a falta de un líder cada gran lobo estaba solo contra las poderosas criaturas de Jötunheim y contra su misma especie. Solo en tres años el gran número de lobos se redujo de incontables a treinta, principalmente asesinados entre ellos mismos y por los nuevos habitantes que, en una mínima inteligencia de no enfrentarse a uno solo, los atacaban en grupos de hasta veinticinco animales. La eterna noche aún reinaba en Jötunheim.

Fue en ese entonces cuando un niño, porque no era más que eso, de nueve años se dio a la luz, un niño Urkanger cuyas marcas habían aflorado hacía cinco años y que al momento de su intervención su figura lupina tenía el tamaño de la de cualquiera de los adultos. Su nombre era Eben Bryan Agurnnër Wulvangar Gören. El niño, en su ambicioso pensar, cazó y peleó contra todos los Urkanger restantes en la dimensión, pero no los asesinó, no. Luego de derrotarlos a todos se asentó como el nuevo líder de la manada. Organizó la toma de Rägnáren la cual había sido desertada por los Urkanger e invadida por las temibles criaturas  y posteriormente, preparó la defensa y reconquista de sus territorios. Con solo treinta grandes lobos más, asesinaron a todas las criaturas que de las grutas emanaron y pusieron a raya nuevamente a las especies que se habían levantado junto con ellos. Cientos de años más tarde, en el presente, el gran clan se encuentra repoblado y en el auge de su poder, aún bajo el liderazgo de Eben.
avatar
Hepzebah

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 13/05/2015
Edad : 18
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.